Alternativas frente al suicidio: encontrando el “CLICK” fundamental de la vida

El suicidio es un acto en el que el sujeto busca desaparecer cuando experimenta una situación que vive desbordante para él o ella. 

 

Encontrar indicadores de esta situación es difícil en la medida en que es multicausal. De allí que es complicado también determinar causas específicas. Hay algunos elementos que pueden presentarse en el sentido de indicadores pero no son presentados necesariamente siempre ni previos a una situación así.

 

Es decir, hay variables que permiten suponer que puede haber una posibilidad pero existen personas que también pueden por ejemplo aislarse o empezar a ser extremadamente sociables sin estar relacionados con ideas o actos suicidas.

 

Lo más importante es saber que la dificultad para predecir radica en que la decisión recae justamente en la intimidad del sujeto. 

 

Es un tema bastante complejo y necesario de ser considerado caso por caso.

 

Ahora bien, en estos tiempos “pandémicos” de crisis e incertidumbre, decir que las tasas de suicidio han subido de manera generalizada es un dato que debe medirse con cuidado porque la estadística es un arma de doble filo. Antes las indagaciones y encuestas no eran frecuentes, hoy los estudios se han incrementado, las publicaciones también. 

 

Con respecto a la pandemia hay factores socioeconómicos que sí pueden ser predisponentes para una situación de suicidio en algunos sujetos (no-todos).

 

Sin embargo es necesario considerar que dependiendo del factor que cada sujeto haga principal y eje de su existencia, cuando esto se pierde, la vida PIERDE SENTIDO. Por ejemplo, en crisis económicas, cuando hay un vínculo muy estrecho con ese elemento haciéndolo el fondo de la cotidianidad, las personas buscan quitarse la vida porque se pierde el vínculo con el diario vivir. 

 

La situación pandémica muestra diferentes falencias de diversos sistemas: de salud, políticos, sociales, económicos… Aún la esperanza es que existe siempre gente que está dispuesta a pensar y modificar esas deficiencias, reparar las grietas que trae el sistema mismo y que si bien pueden mejorarse hacen parte de la propia cultura.

 

En este contexto, la intimidad de cada sujeto implica la manera particular en que da valor a su mundo. Aquello que para una persona puede no tener importancia,  para otra si lo es, y la pérdida de una situación así puede llevar a que la vida pierda un sentido absoluto y puede efectivamente hacer suponer que la muerte es la solución. 

 

No hay una teoría que abarque la totalidad de los suicidios. Tampoco, y aún tomando datos de la cultura, es un acto heroico. Por ejemplo,  los kamikazes, cuando ya no tenían armamento, perdían la vida por la patria, lo cual implica un sentido absolutamente específico

 

El suicidio implica la valoración de cada persona, lo cual es una encrucijada porque cuando una persona accede al suicidio,  solamente esa persona en su intimidad sabe realmente cuáles fueron los  hechos, las situaciones que lo llevaron a tomar una decisión. 

 

Es un tema para ubicar con pinzas, debiendo ser tratado idealmente en consulta para lograr ubicar caminos orientados a otorgar alternativas antes de que una persona busque quitarse la vida.

 

Un clínico, un analista, ESCUCHA cuando hay un sujeto en angustia para ayudarlo a simbolizar, hacer semblante, para que algo de este silencio y vacío pueda tener un amarre en relación al deseo del sujeto y no al acto, al pasaje al acto de desaparecer.  

 

Cada analista logrará entender cuál es la acción más adecuada para esa persona porque si hay un sujeto desbordado que no encuentra reparo en el orden de la familia,  difícilmente se podrá recurrir a esa familia para apoyo, bien en la crisis o post crisis. 

 

Además de la familia los amigos son una red de sostén fundamental, los compañeros,  etc.

 

Ahora, durante la pandemia lo virtual y digital en comunicaciones y aplicaciones ha tomado relevancia importante, así como las redes sociales. En éste punto es importante ubicar

  1. Cuál es el vínculo que tiene el sujeto con la virtualidad.
  2.  Cuál es la relación del sujeto con esa red de virtualidad.

 

Por ejemplo, hay personas que terminan vinculando su vida con las redes y determinando su  valor por la cantidad de likes de sus publicaciones, lo cual es bastante frágil. 

 

Otras por su parte pueden encontrar un lugar válido y valioso: i.e. un profesional que ubica, en la información de una página web o red social, justamente elementos para hablar y entender su angustia por el contacto logrado.

 

Lo vincular siempre sostiene algo,  el vínculo se necesita desde el nacimiento,  el Øtro. En la virtualidad la posibilidad de conectarse con otras personas en otro lugar da la posibilidad de sentir que desde allí el sujeto no es juzgado. 

 

Por ejemplo con la música y juegos a veces por gusto se crea una comunicación entre jóvenes. Lo que pasa es que en medio de estudios, trabajos y actividades en conexión con pantallas muchas veces es más fácil responder en situaciones que se perciben como libres y voluntarias sin obligación, conociendo por este medio más personas que presencialmente.

 

Lo importante es  tener en cuenta que lo virtual no puede ser sobrevalorado en la medida en que es necesaria en todo caso la presencia del cuerpo en las relaciones para hacerse un mundo. Esto da límites a lo inconsistente y no real de la imagen, que puede llegar a ser fascinante y a la vez mortífera (tramposa) sabiendo que si ésta desaparece, desaparece el mundo del sujeto. 

 

Imagine por ejemplo si su vida fuera en esencia puesta y vivida en las pantallas y de repente se fuera la luz, se apagara el dispositivo o se cayera el Internet. Sin otro amarre el sujeto puede caer en un precipicio de franca angustia e incluso pánico. 

 

Por eso es conveniente pensar en la cultura híbrida porque es la manera de unir la virtualidad  con lo presencial, sin escapar ni del uno ni del otro escenario.

 

Lo más importante de un trabajo e intervención psicoterapéutica es considerar que el lugar de la intimidad del sujeto consigo mismo es a veces inabordable, lo cual no impide intervenciones efectivas y que ayudan en la realidad a los sujetos. 

 

El respeto y la escucha, el acogimiento mediante palabras y silencios, en acto es fundamental. Cada sujeto es distinto, con lo cual es necesaria la lectura de la singularidad e historia, sabiendo que aún existiendo personas que hayan pasado por situaciones similares muchos escogen alternativas y soluciones diferentes al suicidio. 

 

En este sentido,  y como lo anota Degratti: : “Qué lindo sería encontrar siempre ese click que te cambia la vida y que no hay posibilidad de saberlo con anticipación porque hace la intimidad, cambia absolutamente todo, lo que hay en tu existencia y a partir de ese click se lleva la vida a otro lado.  Además, no es un solo click al día.  Son pequeños actos que cambian la predisposición del mundo, como tomarse en la mañana un mate o un café. Pero hay un click especial que hace la intimidad del ser”.

 

El psicoanálisis permite abordar este elemento tan profundo, abriendo camino para que el sujeto pueda encontrar sentido vital, felicidad y bienestar porque aprende a hacer algo con ese click que es causa de vida en relación profunda con el inconsciente

 

Para terminar,  es necesario recordar que los mitos han de subrayarse como aspectos importantes en la cultura y la producción de políticas referidas a la prevención y contención del suicidio.  Éstos dan significados y contexto para evitar estados de ansiedad y pánico extremo,  teniendo en cuenta las condiciones de cada país, provincia y ciudad. 

 

Hablar de prevención ha de hacerse con cuidado porque no hay forma de ver el futuro: hay entre la decisión del sujeto y el acto suicida un espacio insondable muy complicado de ser abordado.

El DESAMPARO es el peor error para efectos de ayudar a los sujetos. Es necesario acompañar, alojar, escuchar para establecer una alternativa ante los interrogantes sobre qué hacer con la vida y el futuro. Así el sujeto no cae en el sin sentido del vacío al que se arroja y con el que se identifica en ocasiones. 

 

Se aconseja el manejo responsable de noticias sobre el tema y las publicaciones   con el fin de evitar un efecto de reproducción y en gran modo contaminación de un acto que puede provocar empujes, identificaciones y certezas.

 

Si usted o alguien cercano vive algún momento de ansiedad y soledad, siente que necesita hablar con alguien, programe una cita.

 

Hablar y entender encrucijadas, dificultades que a veces se viven muy complicadas de resolver,  puede ayudarle en gran modo a visualizar nuevas alternativas de vida.

 

Encontrar y dejarse sorprender por ese lindo CLICK es posible.

 

Lo ayudamos.

 

Nota: Gracias a Diego Degratti por aceptar la invitación, su gentileza, sencillez y claridad. 

 

Fuentes:

 

Conversación con Diego Degratti (psicólogo), 14 de mayo  2021. 

 

Degratti, D. (2018) La difícil tarea de decir adiós. Buenos Aires: Autores 

 

Ubieto, J. R. (Mayo 9 de 2021) La mejor prevención del suicidio es no dejar a nadie desamparado. https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=10226016682580857&id=1149794812

Deja una respuesta

Solicite ahora mismo su primera sesión gratis

WhatsApp chat